EN LAS ARENAS DE ARRAKIS

lunes, 17 de julio de 2017




EL LIBRO NEGRO DE LA NUEVA IZQUIERDA LATINOAMERICANA

UNA RECOMENDACIÓN INTERESANTE

Yukio Mishima:
¡Es el colmo de la estupidez!
(Referencia al Feminismo)
           
     La expansión de la agenda homosexual y feminista de la “tercera ola” en las últimas décadas, ha tenido una vertiginosa y poderosa ascensión que casi no se puede comprender por el reducido número de sus militantes y por algunas peticiones que rayan en la extravagancia y lo exótico. Una de sus demandas, por ejemplo, es la de crear e imponer un lenguaje «neutro» o «ambiguo» para redefinir el concepto de «sexo» más allá de la biología, o sea, que existiría un patrón cultural y no natural en la concepciones de un «él» o «ella», por esta razón, cabría en este caso un «lo», es decir, ambigüedad absoluta, dato que está en contra de la naturaleza misma de ser humano. La homosexualidad y el feminismo fanático activo es un tema de discusión diaria en los medios de comunicación masivos, como la radio o la televisión, lo que ha hecho que las personas «tomen» cierta conciencia del «problema» en cuestión. Sin embargo, si se realizara una encuesta entre las masa de ciudadanos comunes, esto es, no especialista en la materia, se podría apreciar que la ignorancia sobre las verdaderas banderas de luchas de estos grupos es evidente. La gran mayoría apoyaría que no existiese una persecución en contra de estas «minorías», pero sin conocer a qué se está refiriendo claramente con «persecución»; por otro lado, cabe preguntarse si efectivamente son minorías de las que estamos hablando, lo que nos lleva a realizar el siguiente cuestionamiento: ¿cómo es posible que demuestren tanto poder en colocar sus agendas políticas y sociales, logrando que estas se acepten en muchos países si son minorías? Parece que no estamos hablando de verdaderas minorías, sino de élites de poder muy bien situadas y ejecutando un plan bien concebido con el apoyo directo de partidos políticos y empresariales.

            Es en este escenario de controversia y profundo cuestionamiento sobre la realidad de estos grupos de homosexuales y feministas  extremistas, en que se en marca «El libro negro  de  la  nueva  izquierda» de los periodistas argentinos Nicolás Márquez y Agustin Laje. Debo confesar, antes de proseguir que una vez que obtuve el mencionado  libro, no tenía muchas expectativas de este, primero, porque los autores en cuestión son periodistas y la experiencia personal en textos escritos por reporteros ha sido muy mala, por esta razón no tenía mucha  fe en su trabajo investigativo y teórico, me parecía una «charlatanería» más de unos periodistas habidos de protagonismo; en segundo lugar, porque el tema que trata el libro llama a una sincera reserva, debido a que podía caer en una generalización alegre en donde “moros y cristianos” fueran puestos en la misma balanza, porque una cosa es referirse a los grupos extremistas y fanatizados, bien estructurados pero carentes de una amplia plataforma de apoyo, y otro es hablar a las justas reivindicaciones de las mujeres y el respeto por la dignidad de las personas de inclinación homosexual.

No obstante, debo reconocer mi error y el injusto prejuicio que tuve del libro sin haberlo leído, ya que una vez comenzada la lectura pude apreciar que desde la hipótesis central hasta las conclusiones definitivas, está muy bien construido, con un basamento teórico fuerte, sustentado en literatura seria y en hechos comprobables y comprobados, por esta razón, la investigación en sí posee un mérito superior. Es un libro que recomendaría leer.

El texto en ningún caso cae en los ataques personales o en diatribas estridentes como sí lo han hecho y hacen  grupos religiosos de diferentes credos ultra conservadores y de la extrema derecha, si no que los investigadores nos presentan su hipótesis inicial, para luego exponer un graneado y jugoso arsenal de hechos, escritos y expresiones que sustentan su mirada teórica sobre las verdaderas motivaciones que subyacen en estos mal llamado grupos minoritarios en su deseo de imponer una agenda que en nada beneficia la sana convivencia entre las personas que han construido una igualdad social y jurídica ganada a base de sudor, lágrimas y mucha sangre de inocentes. Estos grupúsculos organizados que dicen arrogantemente simbolizar y liderar a las masas de mujeres, en el caso de las feministas extremistas, y las organizaciones homosexuales desean edificar un nuevo edificio social con una “especie” de seres humanos superiores, con un  mayor grado de derechos civiles que otros, en una clara distorsión del principio de “igualdad” a la que con tanto esfuerzo se ha deseado llegar, alegando en forma visible y ostentosa que ellos merecen estos derechos y protecciones por parte del Estado por ser los «perseguidos de la tierra», cosa que en la actualidad no lo son, ya que la sociedad es más pluralista y tolerante. Ahora es el momento de preocuparse y reflexionar sobre el tema, y pensar hasta dónde como sociedad estamos dispuestos a otorgar derechos «especiales» a estas minorías, sin violar nuestros propios derechos como individuo y colectivo.

            La tesis de Nicolás Márquez y Agustín Laje es muy simple, pero al mismo tiempo compleja y temeraria. La dialéctica se da en el sentido que su simplicidad está basada en la idea de que los grupos homosexuales, lésbicos y feministas organizados políticamente en «seudo-agrupaciones de defensa por los derechos civiles» se presentan con un discurso de la lucha por «los derechos civiles», pero en la práctica solo responde a una ideología que está detrás y no sería otra que la marxista. Este fenómeno se debe en gran medida a que los partidos tradicionales de izquierda han perdido su fuerza e influencia en las masas  de proletarios, que han desaparecido por  obra y gracia del sistema neoliberal, por esta situación el discurso de las fuerzas de izquierda ha cambiado su consigna de la clásica lucha de clases, por un tema más fino y rebuscado que no sería otro que la lucha «cultural» subyacente en el discurso ideológico de izquierda, pero relegado a un ámbito secundario en la gran lucha revolucionaria antes de 1992. Con este cambio en la dirección de la lucha de la nueva  izquierda post caída del muro de Berlín, que ahora es más neoliberal  con una ideología de «la tercera vía» y con un comunismo que se ha transformado en empresarial, estos partidos de izquierda desean presentar una renovada cara revolucionaria apoyando las reivindicaciones extremistas de homosexuales y feministas de la tercera ola para poder distanciarse de los partidos de derecha.

La nueva izquierda está creando un «mito» primigenio de injusticia y lucha cultural-social que ha existido en la historia de la humanidad: La supremacía y consolidación de una visión heterosexual que a través de los mecanismos de represión de la superestructura, se ha impuesto a las minorías sexuales y a las mujeres como un sistema represivo basado en una visión cultural «correcta» y «alienante». Los grupos homosexuales y feministas han desatado su lucha por la reivindicación de sus «derechos», lucha que ha sido de carácter histórica, como se podrá comprender en lenguaje dialéctico. La idea central de este pensamiento, es que tanto el hombre como la mujer, no son seres biológicos en primer lugar y culturales en segundo lugar, sino que son construcciones absolutamente culturales, de esta manera la sexualidad es simplemente accidental a la cultura en que se está inserta, por tanto la cultura dominante es la que determina la sexualidad. Este interesante mito puede llenar páginas de libros de psicología y sociología, pero no de biología, por tanto la forma adecuada para destruir este sistema de dominio es a través de la lucha “contra esta cultural de dominación” y la apertura social sin límites, socavando cada uno de los lazos que se oponen a los cambios revolucionarios sexuales, como la religión, las leyes, la concepción de familia, entre otros, para lograr esta finalidad.  Los grupos organizados de homosexuales y feministas de la tercera ola no ocupan el antiguo sistema de lucha violenta (algunas veces sí), sino que utilizan cada medio social a su disposición, como las comunicaciones de masa, el arte, la literatura, entre otros elementos, con el interés de lograr sus propósitos, copando de esta manera el interés público con un tema que solo representa un porcentaje mínimo de la sociedad y creando al mismo tiempo la falsa idea de que debe existir una solución a este grave problema.

            Esta tesis, si bien es temeraria y compleja, por la características de los hechos a investigar, no resulta para nada ilógica, aún más, tiene un asidero bastante firme. Recuerdo que cuando estudiaba mi maestría en filosofía política, conversando con un compañero, le hacía presente mis dudas acerca del discurso de la izquierda, le exponía que me parecía muy extraño que un país que tiene un record de cuatro millones de pobres, la agenda social hubiese cambiado hacia el «matrimonio homosexual» y el «aborto» como metas justas y necesarias en nuestro Estado. Me parecía por lo menos  curioso que las injusticias sociales se mantuvieran incólume y campantes, ya que  el mundo no se había vuelto justo socialmente por arte de magia, todo lo contrario el brutal egoísmo humano parecía la consigna victoriosa, y era eso lo que me preocupaba. ¿Dónde estaba aquella izquierda que lloraba las ideas del extinto presidente Salvador Allende? Al parecer había desaparecido para dar paso a otra izquierda, una que se encontraba totalmente feliz con los cambios neoliberales en Chile.  Los años han pasado y esa pregunta tuvo una terrible respuesta: una corrupción de las fuerzas políticas de izquierda, que ya no son partidos de lucha social, sino verdaderas maquinarias empresariales que desean por todos los medios trasquilar a los que otrora defendían. Ahora sí se puede comprender un poco mejor la alianza entre estas minorías de carácter sexual a las luchas de los partidos de izquierdas corruptos y decadentes, ya que le dan un nuevo aire, una razón de existir, porque lo contrario sería decir la trágica verdad y es que todos los partidos son neoliberales, aunque este punto es una reflexión personal que no se expresa en el libro que aquí comento.

La primera parte del libro es la investigación de Agustin Laje que él titula «Postmarxismo y feminismo radical». Antes de iniciar su exposición del tema, hace hincapié que él siempre ha estado de acuerdo con las reivindicaciones políticas de las mujeres, aquellas que se referían al derecho a la educación, la libertad de expresión, la capacidad de participar en política, entre otras tantas, que el autor las denomina como «nobles» y «justas». Creo que hace esta salvedad, para que no se le ataque como un intolerante antifeminista, o sea, un machista impenitente como muchas de estas feministas de la tercera ola gusta etiquetar a los que no están de acuerdo con sus ideas.

            Laje inicia su exposición del tema, con una síntesis histórica del feminismo, aclarando que este movimiento ha tenido dos etapas anteriores que él define como primera y segunda ola, las cuales lucharon por justas reivindicaciones sociales y políticas, hasta lograr la igualdad jurídica. Pero esta lucha inicial ha sido traspasada e invadida por grupos marxistas que Laje denomina de la «tercera ola», los cuales cambiaron la configuración inicial de las demandas femeninas por conceptos nocivos en los cuales colocan como eje central «que el hombre es el burgués y la mujer el proletario», creando de esta manera un conflicto irresoluble entre los sexos, que después del triunfo de la revolución proletaria debería quedar solucionado. Sin embargo, el desplome de los socialismos reales, motivó que el discurso de los partidos socialistas y comunistas tuviera un cambio, la nueva izquierda que nació de las cenizas del otrora «segundo mundo» perfiló su discurso con la idea de absorber a toda minoría descontenta con el sistema para sobrevivir en las tierras de la política donde los proletarios ya no se sentían representados por estas ideologías de carácter marxistas. Es en este punto donde hace irrupción un tipo de feminismo violento, impositivo, con una agenda política que busca desestructurar la cultura e imponer una nueva concepción «en las relaciones de hombre y mujer», que lejos de querer la igualdad, desea imponer una superioridad que traspasa los límites de lo aceptable por ser bizarras y autodestructivas con la naturaleza humana misma, así aparecen discursos de grupos como “Queer” y lésbicos extremistas, que son el ejemplo vivo de la intolerancia e insensatez humana.
     
            El lenguaje de Agustin Laje en su apartado es directo, concreto, muy intelectual, pero con términos simples que permiten a todo lector comprender su postura. Sus ideas están sostenidas por una abundante bibliografía de fácil acceso a través de la red de internet, haciendo continuo contraste con las  fuentes, logrando que sus argumentos tengan mayor peso aún.  También es destacable que durante su exposición, explique al lector visiones y teorías en forma clara y no realizando complejos juegos dialécticos para demostrar su capacidad de conocer y comprender estas teorías. Ahora bien, como crítica constructiva, sería apropiado una mejor explicación de filosofías más complejas, como el existencialismo y las variables que apoyan a estos grupos feministas de la tercera ola, para que el lector comprenda la relación entre materialismo, existencialismo y feminismo extremista con mayor claridad, ya que todos los existencialistas no son ni marxistas, ni feministas.

            La segunda parte del libro es la obra de Nicolás Márquez quien lo titula «Homosexualismo ideológico». Al igual que su compañero hace un fuerte hincapié a que su escrito no apunta a criticar las relaciones homosexuales, muy por el contrario, expone estas como la acción voluntaria de personas que han decidido establecer una relación de carácter sentimental–sexual, y por tanto, entra en el ámbito de lo estrictamente privado. El problema se plantea cuando grupos homosexuales con una agenda político–social intentan imponer por la fuerza sus ideas y conceptos que son propios de su inclinación, pero con claro tinte marxista y dictatorial.

            Nicolás inicia su trabajo mostrando una paradoja en el mundo político–ideológico homosexual y es la relación entre marxismo  y  homosexualismo. Con ejemplos concretos, muestra cómo las políticas de los estados comunistas fueron de persecución y destrucción de la homosexualidad, ya que era vista como una depravación, una decadencia; para graficar mejor este punto nos habla de las políticas de Stalin en la Unión Soviética, Mao Zedong en la China Popular o Fidel Castro después de la revolución cubana, que fueron desde su prohibición hasta su exterminio como política de estado.  Lo curioso para Nicolás es que aquellos mismos grupos perseguidos por los totalitarismos de izquierda, en la actualidad participan activamente de las políticas de la nueva izquierda, ya que no solo los han aceptado sino que se han hecho parte de su nuevo stand de petitorios sociales, la agenda de los partidos de izquierda de esta forma han instrumentalizado la causa de los homosexual en su causa de acción.

Con el apoyo de la nueva izquierda, post derrumbe de la Unión Soviética y de importantes ONGs del mundo neoliberal que tienen gran influencia en el mercado internacional, los homosexuales se han abierto camino hacia los medios masivos de comunicación, logrando imponer por la fuerza de un discurso en apariencia «igualitario» y basado en «los derechos a expresión», toda una dislocación del uso correcto del lenguaje, creando términos como “gay” u “homofobia”,  introduciendo su forma de vida como «buena» y «aceptable», creando la falsa idea de que son una muy numerosa e importante minoría, exigiendo cambios curriculares en la educación, las políticas de salud, los contratos de trabajos, el matrimonio, la adopción de hijos, la imposición legal de la aceptación de la idea de género como una construcción cultural valida y única; la prohibición de ser criticados públicamente a través de una legislación proteccionista que so pretexto de defender la igualdad, solo busca amordazar e intimidar a los que no concuerdan con su visión de sociedad Incluso Márquez, con pruebas concretas, ha demostrado que algunas de estas agrupaciones extremistas de homosexuales desean legalizar la pedofilia como forma sana de relaciones sexuales.
Nicolás Márquez a diferencia de Laje, construye gran parte de sus argumentos con una pluma irónica y ditirámbica, acercándose al humor negro para graficar varias de sus apreciaciones, esto hace que el texto sea tremendamente entretenido y fácil de digerir para todo lector, no restándole este estilo de escritura el alto grado de intelectualidad, ni la fuerza argumentativa e investigativa del texto, aún más estimula el deseo de conocer y estudiar las fuentes y las ideas de las personas que aparecen citadas. 

El libro termina con una serie de conclusiones en las cuales los autores se hacen cargo de la tesis inicial. No me cabe duda que el trabajo de los periodistas Laje y Márquez ha sido serio y de un espíritu constructivo en la discusión sobre los movimientos feministas de la tercera ola y homosexuales, sin embargo, debo hacer una crítica a la tesis central. Es evidente que existe una conexión entre la antigua y nueva izquierda con los movimientos mal llamados «minorías» desde el punto de vista ideológico, de militancia y de acción, cosa que el libro demuestra ampliamente, pero existen otros dos factores tan importantes como  el anterior en la imposición de la agenda homosexual y feminista «tercera ola» en occidente, me refiero a  la  imposición  del «neoliberalismo» como única forma correcta de comprender el mercado y la sociedad por  un lado y a  la democracia burguesa  liberal por  otro. Me  explico:  el individualismo y egoísmo feroz que predican ambas tienen la fuerza para que grupúsculos bien organizados y por supuesto bien financiados entren a batallar por sus supuestos derechos, pero para que eso se logre debe existir una sociedad predispuesta a escucharlos y aceptar sus demandas y es en ese punto donde las ideas de «individualismo», «egoísmo» y «nihilismo» de occidente se hacen presente a través de los medios masivos de comunicación que son por naturaleza poco reflexivos y muy entretenidos. A mi juicio los periodistas deberían indagar más en profundidad sobre este fenómeno. Sin duda, esto no le quita ni sustento, ni validez al trabajo, ya que además los autores se han referido en una serie de debates y entrevistas que su tesis es «una de las causas a establecer» y no la única de este fenómeno de la ideología de género.  Deseo terminar diciendo que es un libro que vale la pena leer y analizar en profundidad, felicitaciones a sus autores por tener un poco de valentía en este mundo de los «políticamente correctos» en donde hasta las bromas tienen etiqueta, para escribir de un tema tan controversial y delicado. 


     

       

sábado, 8 de julio de 2017

SANTO TOMÁS DE AQUINO: EL ESPÍRITU DE OCCIDENTE




SANTO TOMÁS DE AQUINO: EL ESPÍRITU DE OCCIDENTE

       Escribir una biografía de un filósofo no parece materia muy complicada en apariencia, si nos ajustamos a su vida puramente material, debido a que su existencia es profunda en lo especulativo, sin lugar a dudas, pero singularmente monótonas en lo cotidiano, creo que para muchos filósofos su gran problema es que corbata usar, si es que usa una, o como exponer un temas en clases. Este punto queda claro para todos aquellos que se dedican a realizar biografías de filósofos, como por ejemplo el inglés Copleston en su ya clásica “Historia de la Filosofía” menciona en el capítulo referente a Inmanuel Kant que si no fuera por las ideas de este último, su biografía se reduciría a una plana. El problema se establece que la vida de un filósofo no solo es lo cotidiano, sino que la suma de sus pensamientos, que será lo medular y por esta razón se debe ingresar en materias muy espinudas y complejas, que además son interpretativas y que dicho sea de paso pueden llenar miles y miles de páginas. Por esta razón, no menor, que las introducciones y biografías se vuelven complejos libros donde más que hechos tangibles y vivenciales, los autores se lanzan a una cabalgata en potros desbocados para poder explicar las fibras más finas y complejas de la idea de un autor y en muchos casos, mejor que el autor mismo cabe señalar. Es en este justamente, desquiciado punto que nos proponemos a realizar nosotros, hablar de un filósofo y explicar sus ideas como si fuera él mismo, un gravé pecado de soberbia creo, pero que nuestro filosofo sabrá perdonarme, ya que es un santo, aunque creo que los lectores menos santos no serán tan indulgentes.
Fedrerick Coplestón
       La regla antes mencionada se aplica muy bien al filósofo objeto de nuestro estudio en cuestión, que es el ya muy legendario Tomas de Aquino para algunos y para otros Santo Tomás, para el caso de esta exposición da exactamente lo mismo. Antes de iniciar nuestro viaje de estudio deseo prevenir al lector que entre estas páginas no encontrara casi nada nuevo, ni original sobre el aludido filósofo, y esto, no es por falta de mérito o de estudio por parte del autor, sino que la gran cantidad de biografías y estudios en diferentes lenguas sobre el aludido Santo – Filosofo hace prácticamente imposible aquello, debido a que siempre habrá alguien que haya expuesto antes y magistralmente esperó los frutos de que aquí también se exponen. Por tanto, nuestro trabajo es una verdadera síntesis de estudios, investigaciones y análisis de diversos autores, incluyendo obviamente al objeto de este texto.
       En los vertiginosos cambios en la filosofía del siglo XVII y XVIII habían hecho casi desaparecer la figura del sabio italiano de las aulas universitarias y de los textos de estudio, aún más la percepción que se tenía del movimiento filosófico medieval conocido como la “Escolástica”, era por esencia malo, oscurantista y teocéntrico que sobrepasaba la línea del fanatismo, así quedo expresado en pensadores como Descartes, Spinoza y Kant, a este respecto nos dice Étienne Gilson “Filosofía y Teología pueden hallarse en un estado de distinción más o menos clara, pero nunca estarán separadas. Cuando se empezó a interpretar su alianza como sospechosa promiscuidad, fue cuando acaeció la caída de la cultura medieval” (La unidad de la experiencia filosófica” p 87. Editorial RIALP. Madrid. 2004). Por tanto el estudio de Santo Tomás al iniciarse el siglo XIX era inexistente por completo, solo algunos vetustos teólogos católicos lo leían, más por penitencia que por placer.
       El siglo XIX no auguraba mejores auspicios para el estudio de la escolástica, menos aún para Santo Tomás, ya que occidente estaba sufriendo vertiginosos cambios sociales, económicos y políticos, que representaban problemas mayúsculos. Es en este mundo positivista e industrial del siglo XIX, donde renace las ideas del Aquinate de la mano de aquellos mismos que lo habían lanzado al olvido por oscurantista, la Iglesia Católica y las universidades. El legendario papa León XIII, aquel que ha ganado fama en la historia por impulsar la doctrina social de la Iglesia a través de su ya clásica encíclica Renum Novarum, él es también el responsable directo de desenterrar los libros medievales e incitar sus estudios, ya que a través de su encíclica, que no es clásica como la anterior, llamada Aeterni Patris lanzada al mundo en 1879, expuso la necesidad por parte de la intelectualidad católica de volver sobre las bases filosóficas y teológicas de la iglesia, para poder hacer frente a los problemas ético, político e intelectual del siglo, consumido por un nihilismo emergente que se nutre del positivismo, el vitalismo, el materialismo histórico y el existencialismo, que llevaban la delantera en la explicación y solución de los problemas del siglo.
León XIII
       Este espaldarazo realizado por su Santidad a las raíces filosóficas de la iglesia, motivo que se reimprimieran las obras medievales, se abrieran espacios para el estudio de las ideas filosóficas escolásticas en las aulas de las universidades pontificias y católicas del mundo. Lenta y pausadamente se comenzó a observar que el movimiento generado por León XIII comenzaba a dar frutos.
       El fin del siglo XIX también marco el renacimiento de una poderosa corriente de filósofos católicos e intelectuales que iniciaron la renovación de las especulaciones antropológicas, metafísicas, morales, sociales y políticas, otra vez volvía el “Buey Mudo” a bramar, pero quien es este santo y filósofo, es el motivo de este ensayo que a continuación veremos.
       Santo Tomás de Aquino nació dentro del seno de una de las familias más aristocráticas de la Italia meridional. Su padre, el conde Landolfo de Aquino, estaba emparentado por línea paterna con la casa reinante del Sacro Imperio Romano -Germano, ya que su abuela Francisca de Suabia era hermana de Federico "Barbaroja" y por el lado de su  madre, la condesa Teodora de Theate, su linaje se mezclaba con la sangre de los orgullosos normandos, que dominaban el reino de las Dos Sicilias. El lugar de su nacimiento fue en el castillo familiar de Roccasecca, fortaleza que se encontraba muy cerca del pequeño pueblo de Aquino (Gilson, Etienne. La Filosofía de la Edad Media. Pp 138), en la región de Nápoles. Se cree que la fecha en la cual vino al mundo estaría entre 1224 o 1225.
       Desde muy joven sintió inclinación hacia los estudios religiosos. Se cuenta una anécdota acerca de este último punto: cierto día en que su nodriza lo estaba bañando, el pequeño Tomás tenía el puño cerrado, cuando la nodriza intentó que abriese la mano, el niño se lo impidió, su madre que era una mujer muy enérgica lo obligó a abrir la mano, de la cual cayó un trozo de pergamino en el que estaba escrito la salutación angélica (Maritain, Jacques. El Doctor Angélico. Debedec. Buenos Aires. 1942. P24), por ello, sus padres deseosos de juntar esa inclinación a la religiosidad con los móviles políticos familiares, decidieron enviarlo al monasterio de Monte Casino, uno de los centros religiosos más importantes de la baja Edad Media. Una de las cosas curiosas de las relaciones políticas de la época fue que el conde de Aquino, un año antes de presentar a su hijo en el monasterio (1230), lo había sitiado a viva fuerza. Estos acontecimientos estaban enmarcados con las disputas entre el papado y el emperador germano.
       Como dijimos, Tomás ingresó a los cincos años al monasterio en calidad de oblato, donde fue educado bajo el patrocinio de su tío, el abad Sinibaldo. En este recinto, recibió sus primeras lecciones, demostrando desde el primer momento una capacidad enorme para estudiar cuestiones de enorme complicación y para las especulaciones teológicas. En la soledad de los muros del monasterio, el niño Tomás templó su carácter silencioso y de profunda meditación que lo acompañaría toda su vida (Grabmann, Martín. Santo Tomás de Aquino. Labor. Barcelona. 1945. p 9).
       Después de pasar una decena de años en el monasterio, fue enviado un corto tiempo con su familia (Gilson, Etienne. La Filosofía de la Edad Media. Gredos. Madrid P 138), para luego entrar a la Universidad de Nápoles, centro que irradiaba cultura en las regiones meridionales de la Italia. Esta Universidad fue fundada por el emperador germano Federico II. En este prestigioso centro de educación, se incorporó a los estudios de Artes liberales. En la rama de éstas que formaban trivium (gramática, retórica y dialéctica) fue su profesor el maestro Martín. En la rama del quadrivium (aritmética, geometría, astronomía y música) tuvo como maestro a Pedro de Iberia; de este último maestro recibió sus primeras lecciones de Aristóteles, ya que Iberia había realizado algunos comentarios sobre el pensamiento del estagirita. Como es obvio de comprender, Santo Tomás pasó las lecciones mostrando gran talento intelectual, también sus virtudes se fueron templando con esta permanencia en Nápoles.

Santo Domingo de Guzmán
       Durante su estancia en la Universidad, se colocó en contacto directo con la Orden de mendicante de Santo Domingo (La orden Dominica, fue fundada por el clérigo español Santo Domingo de Guzmán, hacia el año 1220. El principal objetivo de la orden fue la evangelización y la predica contra la herejía de los "Cataros" o "Albigenses", que se habían hecho fuerte en la región del mediodía francés. Por esta razón la congregación tenía una inclinación natural a la formación intelectual de los miembros de su colectividad. Los conventos dominicos se convirtieron en grandes centros de "studium generale"). La magia y la fuerza espiritual de esta orden rápidamente ganaron al joven Tomás, que ingresó a ella con toda la fuerza que entrega esa vitalidad propia de su edad. Debemos en todo caso tener en cuenta que la vocación es una cuestión enigmática y que es muy difícil de dilucidar a través de parámetros puramente racionales, sino más bien, mediante un acercamiento místico con el Absoluto - Dios. En sus primeros pasos en la orden, fue guiado por el sacerdote Juan de San Julián, el cual fue una luz que resplandeció en los difíciles momentos iniciales de la vocación. Finalmente recibió el hábito de Dominico de manos del Prior Tomás Agni, en la iglesia de Santo Domenico, Mayor de Nápoles. Pero esta decisión no fue del querer de su familia, que veían como el hijo menor destruía un esplendoroso futuro como Abad de Monte Casino, y de pasada les echaba por tierra todos los planes políticos que tenían con este nombramiento y a pesar de la muerte del cabeza de la familia, su madre, la condesa Teodora, decidió tomar cartas en el asunto.
       Como se comprenderá por lo antes dicho, la reacción familiar fue durísima para con el pobre Tomás. El jefe de los dominicos, Juan “el Teutónico”, decidió colocarse en camino de la ciudad de París junto a todos los jóvenes frailes de la orden, donde esperaba que todos ellos continuasen sus estudios superiores, pero también tenía la secreta intención, comprendida por todos, que "el buey mudo" debía alejarse de la presión de su familia (Maritain. El doctor Angélico. Pp 27). Pero la aventura duró muy poco, ya que a la altura de la provincia de Toscana, en el campo de Acquapendente, donde se encontraba acampando el emperador, también estaban los hermanos de Tomás, por lo cual la condesa Teodora dio la orden por medio de su bendición de tomar prisionero al fraile fugitivo, que en este caso era su hijo. Una partida de hombres, encabezada por Reinaldo (un favorito del emperador) y los hermanos de Tomás lo tomaron prisionero y lo llevaron atado de vuelta hasta la casa paterna. Acerca de este hecho Chesterton nos dice en su peculiar biografía de Santo Tomás:"Así, al menos, caminaban aquellos tres hermanos extraños por las huellas de su trágico camino, atados juntos como criminal y policía, con la notabilidad que los criminales hacían el arresto" (Chesterton, G. K. Santo Tomás de Aquino. Espasa - Calpe. Madrid. 1985. Pp 56).
       Lo encerraron en las mazmorras del castillo familiar, dedicándose a todo género de tormentos, para poder destruir esa estúpida idea de ser dominico. Para tratar de quitarle el hábito introdujeron una mujer de muy poca reputación para que lo sedujera. La reacción contra ambas acciones fue propia de su temple; luchó de tal forma contra sus hermanos, que debieron dejarle sus vestiduras, mientras que la reacción contra la cortesana produjo la acción contraria a la seducción, ya que tomando un garrote incandescente y profiriendo toda suerte de gritos, logró espantar a la pobre mujer. Como hemos visto, ninguno de los tormentos dio resultados en esa roca de voluntad, en la cual se estrellaron las acciones viles de sus hermanos.

Jacques Maritain
       Durante su forzosa estancia en Roccasecca, sigue manteniendo inalterable su espíritu religioso, conserva las prácticas monasteriales de su orden; lee la Biblia e instruye a sus hermanas en las sagradas letras, en particular a su hermana Marotta, la cual termina por ingresar a la orden de San Benito. Su madre, que como buena madre deseaba lo mejor para su hijo, y en este caso lo mejor era ser monje, tomó partido finalmente por él, decidió ayudarlo a evadirse de aquel penoso lugar y en 1245, un año después de haber ingresado a la orden mendicante, recupera su libertad huyendo del castillo de Roccasseca; según la tradición, su huida sería semejante a la del Apóstol San Pablo por una ventana del castillo. Una vez en libertad, tomó rumbo a París, sus hermanos esta vez no lo siguieron, quizás comprendieron la fuerza de voluntad de Tomás o quizás hicieron caso de los ruegos de su madre, o tuvieron miedo a las protestas de molestia que había realizado Juan “el Teutónico” frente a su santidad Inocencio IV por el hecho de haberlo asaltado y haber tomado prisionero a un miembro de su Orden; el caso es que el camino a la santa sabiduría estaba libre al fin.
       Santo Tomás emigra, como dijimos más arriba, a la ciudad de París, en donde ingresa al convento de Saint Jacques, en calidad de novicio. Este monasterio será su residencia por los siguientes tres años. Entre estas aulas, el "Maestro de los Ángeles" comienza a recibir sus lecciones de filosofía y teología de la mano de connotados maestros, como el legendario San Alberto Magno, al cual nos referiremos inextenso más adelante. Tomás era un estudiante muy retraído y taciturno, muy quitado de bulla, que las más de las veces trataba de pasar desapercibido en las clases; pronto sus condiscípulos se burlarán de él y lo tildarán de "Buey Mudo". Pero la grandeza de espíritu y sus increíbles dotes para el estudio, no pasaron desapercibidas para el maestro Alberto, quién en una ocasión dijó: "Vosotros le llamáis el buey mudo; yo os digo que este buey mudo bramará tan alto que sus mugidos henchirán el mundo"(Maritain. El doctor Angélico. p 28). Estas palabras serán reveladoras del brillante futuro que le esperará a Santo Tomás. Pronto se dará, una profunda y muy fructífera relación entre ambos sabios y santos.

San Alberto Magno: El fecundo maestro.

       San Alberto es uno de los hombres más brillantes de la Edad Media, desempeñó un papel importantísimo en la arriesgada tarea de encauzar el aristotelismo dentro de la ortodoxia cristiana. Desplegó su grandeza en las áreas de la filosofía natural, del derecho y el estado sin dejar de lado sus grandes dotes de teólogo. Sus estudios en las áreas de las ciencias, lo hicieron más famoso que sus tratados de filosofía, quizás porque en su época las ciencias estaban muy emparentadas con las artes mágicas, lo que se tradujo en que más que un filósofo se viera como un hechicero"Eran las tribus semipaganas del Norte las que le admiraban como tal. Son las tribus semipaganas de las ciudades industriales de nuestros días, los devoradores de libros de fantasía y de folletos baratos, los profetas periodísticos, los que todavía le admiran como astrólogo" (Cherterton. Pp 60).
       Alberto se destacó por ser un recopilador del conocimiento, gran parte de su vida se dedicó al análisis y estudio de extensas obras filosóficas del estagirita, ya que supo darse cuenta del gran valor de Aristóteles en el dogma cristiano; de está forma dio a conocer toda la acumulación de conocimientos físicos, matemáticos y metafísicos de helenos, árabes y judíos. Pero no se contenta sólo con dar a conocer estos conocimientos, sino que también los explica y los comenta dándoles un encauzamiento a estos, de esta manera se trasforma en un poderoso enciclopedista. Dice al respecto el propio Alberto Magno: "En esta obra seguiré el orden y el pensamiento de Aristóteles, diciendo todo lo que estime necesario para explicarlo y probarlo; pero de manera que nunca tenga que hacer mención del texto. Pero lo demás, haré digresiones, a fin de dilucidar cualquiera duda que pueda surgir para su recta comprensión, y llenando de paso algunas lagunas que han oscurecido para muchos espíritus el pensamiento del filósofo. La división de toda nuestra obra será la que indican los títulos de los capítulos; allí donde el título indica solamente el asunto del capítulo, quiere decirse que el capítulo pertenece a la serie de los libros de Aristóteles, por el contrario, siempre que el título anticipa una digresión, es que lo hemos añadido a título de suplemento, o que lo hemos intercalado a título de prueba. Procediendo de este modo, escribiremos tantos libros como Aristóteles, y con los mismos títulos. Seguidamente, añadiremos algunas partes que están inacabadas, o, si vienen a mano, libros enteros que nos faltan; los cuales fueron omitidos, bien porque Aristóteles mismo no los escribió, bien por que habiéndolos escrito, no han llegado a nosotros" (Cherterton. P 60). De esta manera, construyó el engranaje de la máquina, que luego su amado discípulo engrasaría y echaría andar.
       La relación de ambos santos fue muy fructífera y unida. Esta relación será muy profunda, relación que sólo se da entre hombres brillantes. Cuando Alberto se le otorga el cargo de dirigir el nuevo Studium Generale, establecido por la orden en la Universidad de Colonia, colocó como condición el poder llevarse a Tomás consigo, cuestión que fue aceptada sin muchos problemas. Maestro y discípulo viajaron por los largos caminos medievales que separaban ambos burgos. Tomás permaneció en la ciudad de Colonia hasta el verano de 1252, fecha en la cual debe volver a París con el dolor de su corazón por tener que dejar a su maestro, pero debía preparar el magisterio de teología. El primer paso para la fijada meta, fue el obtener su licencia en teología en 1256, para luego pasar los siguientes tres años en la profundización de sus estudios religiosos hasta alcanzar el rango de maestro.

Maestro en la Universidad de París.

       Una vez obtenido el grado de maestro en teología, su genialidad se hizo patente entre los círculos de estudiantiles de la época, por lo cual en 1256 fue nombrado profesor de teología por intersección de San Alberto Magno, que veía en el joven Tomás una fuerte carta en la materia. De esta manera pasa a ocupar una de las dos cátedras concedidas a los Dominicos en la Universidad de París; sus primeras lecciones fueron sobre el estudio de las obras de Pedro Lombardo.
       Se le entrega la clase de bachiller bíblico (1252 - 1254) y luego la de Bachiller Sentenciario (1254 - 1256). Sin embargo el nombramiento no quedó del todo oficializado hasta el año subsiguiente debido a las disputas entre el clero secular y el regular.
       Fray Tomás de Aquino, al igual que San Buenaventura como se desprende del párrafo anterior, fue nombrado maestro de Teología por el canciller Heimerico (licentia docenti). Pudo entonces dar sus primeras lecciones (principium) y desarrollar independientemente su actividad docente dentro de la Universidad. Tomás sintió un gran privilegio, pero a la vez una enorme responsabilidad, le inquietaba no realizar un buen trabajo en una materia tan sagrada como lo son las ciencias teológicas. Al respecto Maritain rescata lo siguiente: "Señor, dice, <<sálvame, pues la verdad desaparece de entre los hijos de los hombres>>. Ruega y llora largo rato; al fin se adormece.  Fray Tomás ¿por qué esas preces y lágrimas?- Porque me obligan a aceptar la carga de Maestro y me falta la ciencia necesaria. No sé qué exponer para el día de mi recepción.   Acepta en paz el oficio de Maestro, Dios está contigo. Y el día en que inaugures el curso, desarrolla estas palabras:<<Tú riegas los montes con las aguas que envías de lo alto, colmas la tierra de frutos que tú haces nacer>> (Maritain. El Doctor Angélico. P 30).
       Era tal su concepto del profesor de teología, que en una de sus disputas (Quodlib., I, 14), plantea la cuestión de sí la mayor importancia en la Iglesia corresponde a los pastores o a los maestros de teología y se resuelve por estos últimos, dando como razón el que es mucho más importante el constructor del edificio, que los trabajadores que operan en la construcción en sí.
       Su energía no sólo se iba en preparar sus clases, sino que su inquietud intelectual lo llevaba a escribir sobre sus profundas reflexiones teológicas y filosóficas. Su celebridad traspasó los muros del convento, y pronto personajes importantes de la nobleza y del clero pidieron su consejo o su enseñanza, el cual Santo Tomás estuvo siempre a bien proporcionar. Entre sus escritos de esta época podemos mencionar el "Trinitate", las cuestiones disputadas "De Veritate" y "Quodlibetales". Incluso no descansaba ni durante las vacaciones universitarias, ya que aprovechaba ese precioso tiempo para terminar ciertos escritos o colocar en orden su trabajo.
Monasterio de Monte Casino

       Sus capacidades fueron aprovechadas por la Orden  para que durante el Capítulo General de Valenciennes, en el que había de fijarse el orden de los estudios de las escuelas dominicanas de toda Europa. Tomás tuvo una destacada participación junto a otros grandes de la orden como San Alberto Magno, Florentius y Pedro de Tarantasia (el futuro Papa Inocencio V). La orden asignó una gran importancia a los estudios liberales, y muy especialmente a la filosofía. En esta reunión también se acordó el establecimiento de casas en España (tanto en la parte cristiana, como en la musulmana); a raíz de este hecho y por petición de Raimundo de Peñafort, Tomás se dedicó a escribir la "Summa contra los Gentiles" que la realizó cuando ya estaba avecindado en Italia, entre los años 1259 - 1264.

Su Estancia en la Corte Pontificia.

Pronto su fama, como es natural, se extendió más allá de París y la corte de San Luis, y llegó a oídos de los Papas, los cuales colocaron sus ojos en él; se le otorgo el cargo de Teólogo de la corte pontificia. Los Sumo Pontífices Alejandro IV, Urbano IV y Clemente IV le manifestaron su predilección: "Con el brillo y la precisión de un privilegio extraordinario de la predestinación, la misión recibida del jefe visible puso en actividad el espíritu invisiblemente recibido, y el espíritu está a la altura de la misión. Tomás de Aquino realiza su obra como comisionado por la Iglesia y la Iglesia, desde el comienzo mismo de la obra, la hace propia" (Ídem p 3). Viajó por las ciudades de Orvieto (1261-1265) y Viterbo (1267-1268) junto al Papa Urbano IV; varios de sus escritos, como por ejemplo Catena aurea o el Contra Errores Graecorum, fueron dedicados a la persona de este pontífice. En estos años, tomó parte en la institución de la fiesta del Corpus con la composición de su oficio litúrgico. Junto a él, se encontraba una lumbrera de la filología, Guillermo de Moerbeke, al cual indujo a traducir la obra del estagirita del griego al latín. Los comentarios a las obras de Aristóteles serán de un gran alcance, incluso mayor que el realizado por Gerardo de Cremona y Miguel Scoto, los cuales obtuvieron sus traducciones desde el árabe y no como hemos notado en el caso del aquinatense, que la obtuvo del griego: "A la estancia de Santo Tomás en la corte de Urbano IV aluden evidentemente estas palabras de un poema del maestro Enrique publicado por Grauert: <<Hay allí uno que sería el inventor de una nueva filosofía si la antigua quedase por el suelo destruida. Como nuevo editor la levantaría de nuevo de la mejor manera; aventajaría todavía a los filósofos antiguos por la gloria de su sabiduría>>" (Grabmann. P 14).


       El sucesor de Urbano IV en el trono pontificio, Clemente V, apreciaba aún más el talento de Tomás al punto de querer nombrarlo obispo de la ciudad de Nápoles, a lo cual el Santo se opuso tajantemente. Mediante ruegos y lágrimas consiguió que su santidad se olvidara de la idea y lo dejara, como él deseaba, maestro de teología, que era todo lo que Tomás amaba. En 1265 fue llamado desde Roma para hacerse cargo de la dirección de los estudios de la Orden en la provincia romana. En la ciudad eterna ejerció en el convento de Santa Sabina, en el cual estuvo el maestro fundador de la orden  de Santo Domingo de Guzmán; aquí ejerció el cargo de profesor con el celo al que ya nos acostumbramos a observarle. Su trabajo en las universidades italianas le dejaba  mayor tiempo que la Universidad de París, el cual, él sabía aprovechar de la mejor manera posible. Se daba a una infatigable tarea; según algunos testigos dicen que andaba con tres, cuatro y cinco secretarios al mismo tiempo a los cuales les dictaba tópicos de diversas materias casi simultáneamente, incluso han afirmado que se quedaba dormido dictando y que al despertar continuaba haciéndolo (Maritain. P 32). El trabajo más fuerte se realizó como ya hemos mencionado en sus comentarios de Aristóteles y de Averroes, esto con la intención de comprender a estos magníficos filósofos, pero también para despejar dudas y tergiversaciones que se estaban expandiendo por la Europa cristiana; de esta época son sus comentarios a la Metafísica, Física, la Ética a Nicómaco, La Summa Teológica en su primera parte y su Summa Contra los Gentiles, entre otras tantas obras.

La Polémica Contra Siger de Brabante.

       Enseñando en Viterbo en 1268, fue llamado por la orden repentinamente para que nuevamente se hiciera cargo de la cátedra de teología en la Universidad de París. Es importante tener presente que este hecho es muy curioso, debido a la tradición universitaria medieval de que un maestro no podía volver a ostentar el cargo de profesor de una misma cátedra dos veces, incluso tampoco podía volver a ejercer en el mismo plantel de estudio. Pero toda tradición podía dejarse a un lado si la verdad estaba siendo atacada, como era este caso, por Siger de Brabante y Beotio Daco. Estos intrépidos profesores y escritores, con una seductora y temeraria inteligencia, escudándose en la idea de hacer triunfar las ideas de Aristóteles, en realidad estaban introduciendo las ideas de Averroes en la facultad de Artes, comprometiendo de esta manera todo el trabajo realizado a favor de la introducción de las ideas del estagirita.
       Una vez de regreso en París, su trabajo intelectual continuó muy fuertemente, enseñando y rebatiendo la idea de los averroístas. Desde 1269 hasta 1272 se libró una encarnizada lucha intelectual dentro y fuera de las aulas universitarias. En este duelo que emula las grandes gestas guerreras, el Santo logró vencer dentro de las aulas, mientras que fuera de ellas las doctrinas de Brabante fueron condenadas por el Obispo de París en 1270 "El <<triunfo de Santo Tomás>> sobre Averroes, que aparece a sus pies aniquilado, se representa en un notable fresco de Andrea de Bonaiuto en la capilla de Florencia, en retablos de Filippo Lippi en Santa María supra Minerva de Roma y de Fr. Traini en la iglesia de Santa Catalina de Pisa, y en una pintura al temple de Venoso Gozzoli en el Louvre"( Grabmann, p 17).
       Durante esta nueva estancia en París, no sólo se dedicó con alegre espíritu a rebatir a los averroístas latinos y a los enemigos de las ideas peripatéticas, sino que prosiguió su trabajo literario con renovada energía. Fueron compuestos los tratados de la “Perfección de la vida espiritual”, “Contra los adversarios de la vida religiosa”, “De la  unidad del intelecto contra los averroístas”, “De la eternidad del mundo en contra los detractores de Aristóteles”, los “comentarios” sobre el “De Causis”, sobre los "Meteoros", las últimas "Cuestiones disputadas" y la segunda parte de la "Summa Teológica".
       Durante este periodo, también se renovó las disputas  entre los profesores del clero seculares y los de congregaciones, esta vez la tormenta la desencadenó Gerardo de Abbatisvilla, un muy respetable sabio, así por lo menos lo consideraba el Maestro de los Ángeles en su obra “Quaestiones quodlibetales” (Grabmann. P 19) y Nicolás de Lisieux. Los profesores seculares argumentaban que el hecho de que los maestros de la orden de San Francisco y los dominicos estuviesen en constante cambio de residencia complotaba con una buena enseñanza, ya que no se podían empapar del espíritu realmente docente universitario. Tomás con todo el prestigio ganado, vino a ser el que refutara tales acusaciones, demostrando magníficamente en el Questiones Quolibetales la gran equivocación que tenían los profesores antes citados y el clero secular en general.
       Una tercera polémica le quedaba por librar a Tomás con el ingreso del averroísmo aristotélico. Muchos teólogos conservadores principalmente de la orden franciscana, como Roberto de Kilwardby y John Peckham, vieron en las enseñanzas del estagirita un peligro en la recta doctrina; para ellos, las enseñanzas de San Agustín de Hipona no solo eran suficientes en materia teológica, sino que también en filosofía debían ser suficientes, mientras que Aristóteles era visto como algo más que una simple decoración intelectual. Tomás defendió la enseñanza de Aristóteles, ya que creía que estas en materia de teoría del conocimiento y psicología, eran un importante aporte a la teología y a la filosofía. Estas últimas luchas decidieron al canciller de la universidad a zanjar en parte la polémica, pidiendo que Santo Tomás fuera removido de su cargo y en su lugar se colocara alguien más de la tendencia agustiniana; el cargo recayó en el hermano de orden de Tomás, Fray Francisco Romanus, mientras que el aquinatense era enviado nuevamente a Italia. Como es obvio de comprender esto no turbo el espíritu de Tomás en nada y viajó feliz a hacerse cargo de su nuevo trabajo académico en la ciudad de Nápoles. Esta decisión no fue del agrado de los profesores que pidieron a la orden, durante su capítulo general de 1272, que volviese Tomás a ejercer como académico de la universidad, lo cual no fue acogido por la orden.

Muerte de un Santo.

       Nuevamente abandona la cuidad de París en 1272, y regresó a Italia, donde el ya mencionado Capítulo General de la Orden en la ciudad de Florencia lo restituyó de inmediato a sus tareas de profesor y al mismo tiempo le encargó fundar y dirigir un Studium Generale de teología y para ello se le dieron las más amplias libertades de ver el lugar físico donde estaría. A instancias del príncipe Carlos de Anjou, Tomás se decidió por la ciudad de Nápoles: "Allí había hecho en su mocedad sus primeros estudios, allí su corazón ansioso de Dios había buscado la paz de la vida del claustro en la Orden de Santo Domingo, allí marchó entonces el sabio llegado a la cima de su madurez, de su esfuerzo ascético y de su producción intelectual ¿presentía que sólo le quedaban pocos años de vida?" (Grabmann. P 19).

       Se sabe que en sus últimos meses de vida tuvo visiones místicas. En Diciembre de 1273, después de decir misa, suspendió su trabajo en la tercera parte de una de sus monumentales obras "La Summa Teológica", diciendo a su amanuense que había llegado al final de sus escritos, la razón que entrego es que "después de lo que Dios se dignó revelarme, me parece paja todo cuanto he escrito" (Copleston, F. C. El pensamiento de Santo Tomás. Fondo de Cultura Económica. Ciudad de México. 1960. P 8); otras fuentes dicen que intentó destruir los escritos. Su estancia en esta última ciudad fue muy breve, ya que en el mes de Enero de 1274 fue convocado personalmente por el Papa Gregorio X, para que compareciese al Segundo Concilio General que se realizaría en la ciudad de Lyon. Este concilio trataría de la unión entre la Iglesia Católica Romana con las Iglesias Católicas Ortodoxas del oriente. El Papa quizó tener en este Concilio a las voces más destacadas en materia teológica, como a los conocedores de la problemática existente entre las dos iglesias, cuestión que el aquinatense llenaba con creces (Contra Errores Graecorum).
       Santo Tomás como buen religioso, obedeció al pontífice y se colocó en camino de la mencionada ciudad francesa, pero en el trayecto, comenzó a sentirse muy mal debido a los desvelos de una vida de estudios; su salud fue quebrándose cada vez más, su estado se agravó por la dureza del viaje. Cuando llegó al monasterio cisterciense de Fossanova, en la región de Terracina, al sur de la ciudad de Roma, Tomás ya no pudo soportar más y debió permanecer convaleciente. Mientras estaba en cama y siguiendo la parábola del buen siervo el cual al llegar su señor lo encuentra realizando su trabajo, así también Tomás estaba, ya que enseñaba a los monjes el Cantar de los Cantares, dando una magnífica interpretación. Su salud continua decayendo, en su lecho de muerte su amigo y secretario Reginaldo de Piperno lo confesó y le dio la eucaristía, cuando la recibió dijó las siguientes palabras: "Yo te recibo, precio de redención de mi alma. Por amor de ti he estudiado, he soportado vigilias y me he fatigado, te he predicado y enseñado. Nunca he dicho nada contra ti. Tampoco persisto en mi opinión obstinadamente, sino que si alguna vez me hubiera yo expresado con error sobre este Sacramento, yo lo someto al juicio de la santa Iglesia romana, en cuya obediencia salgo de este mundo"(Grabmann. P 20).


Tumba de Santo Tomás de Aquino


       Terminó por fallecer en marzo del citado año. Su pérdida fue invaluable. En la Universidad de París la noticia causó conmoción, el centro intelectual tenía de sobra motivos para sentir su partida; había sido una lumbrera en sus aulas, una que había alumbrado mucho, por lo cual, era motivo de orgullo y ornamentó para la Universidad. Se envía una misiva al capítulo general de la orden de 1274 para alabar su persona y para que sus restos sean llevados a los establecimientos universitarios. El pedido no fue acogido, pero su obra permaneció en las aulas de aquel plantel. Sus restos fueron llevados después de una serie de vicisitudes a la Iglesia de los Dominicos en Toulouse en 1368. Durante la Revolución Francesa, donde los oscurantistas y fanáticos del movimiento saquearon la Iglesia, los restos fueron llevados a la Iglesia de San Fermín de la misma ciudad, donde aún reposan en la paz de Dios, su gran motivación y maestro.

domingo, 14 de mayo de 2017

ALEXANDER SOLYENITSIN: LOS ÚLTIMOS VEINTE AÑOS EN EL GULAG







LOS ÚLTIMOS VEINTE AÑOS EN EL GULAG
Alexander Solyenitsin

A los perseguidos de la tierra…

            Leyendo un artículo en una revista literaria de circulación semanal, decía que muchos escritores ya no eran leídos como antes, para este fenómeno daba varias causas peregrinas, entre las más importantes, estaba que  “habían pasado de moda” o “no respondían a los nuevos cuestionamientos de la sociedad”, uno de los casos más emblemáticos que presentaba era la de Alexander Solyenitsin, esta última revelación me causó un gran impacto, hasta donde yo sabía el escritor ruso había sido catalogado como el “continuador de la gran tradición literaria rusa que se remontaba a Fedor Dostoievski, pasando por León Tolstoi, Nicolás Gogol, Maximiliano Gorki hasta llegar a Boris Pasternak” que ya no se leyeran las novelas y ensayos de este extraordinario pensador era una desgracia sin lugar a duda, pero más me impactó la justificación liviana que se entregaba para tal hecho, y era que  el fin de la Guerra Fría había dejado sin público atento a un hombre que exponía <<SOLO>> las brutalidades del comunismo soviético, particularmente en la época de Stalin, en otras palabras su literatura y todo lo que significaba ésta habían “pasado de moda” como muy bien clarificaba el artículo. Qué había de verdad en tal aseveración, era lo que correspondía dilucidar, para esto me aboqué a estudiar los últimos veinte años de la vida de Alexander y ver si su literatura se había quedado suspendida en el tiempo, como “El Paso Suspendido  de la Cigüeña”, película del director griego Thódoros Angelópoulos,  en la que nos muestra un pueblo fronterizo de Grecia en donde el tiempo no existe, es un espacio estático y sin vida. Había pasado lo mismo con los escritos de Solyenitsin, que un día después de la caída de la Unión Soviética y del triunfo del liberalismo económico y la democracia burguesa, sus narraciones y ensayos quedaron suspendidos en el tiempo y su persona como parte del decorado de un museo, era una posibilidad. Pero también podría estar sucediendo un segundo fenómeno que el autor del artículo no conocía o no quería reconocer, me refiero a que el escritor de “Gulag” no se había comportado como se esperaba en el nuevo ordenamiento mundial y en la práctica fue un crítico ácido del modelo neoliberal y esto no era muy bien aceptado por el mundo unipolar que quiso acallarlo de la forma habitual y brutal a través de las dos fórmulas que se utiliza, la crítica liviana o el ostracismos de los medios, en cualquier caso castigándolo al “gran olvido”, dejándolo como una estatua viviente de un tiempo remoto que no volverá, la idea del articulo era clara, un hombre que expuso sobre los horrores, no podía tener cabida en un mundo en donde estos “YA NO EXISTEN”, porque en este nuevo orden ya no hay campos de concentración, torturas y censura, ese es un interesante punto a analizar.

            Para comenzar recordemos aquellos agitados y precipitados últimos días de la Unión Soviética. Entre los años 1988 y 1992 hubo cambios que nadie pensó que podrían ocurrir y que se dieron con una velocidad que rayo en lo demencial,  fue un tiempo realmente caótico, el majestuoso elefante soviético se desplomó casi por completo, las causas de esta caída fueron complejas y múltiples, y aun hoy no están del todo bien clarificadas, el caso es que el derrumbamiento de esta estructura política provocó también el colapso de los socialismos reales a nivel mundial, con excepciones como Cuba, Vietnam, Corea del Norte y China Popular, los estados socialistas se precipitaron cómo una verdadera línea de dominó, para muchos esto significo “el sonido de la trompeta del ángel del apocalipsis”, anunciando el fin del mundo, así lo comprendieron personas como el economista Francis Fukuyama que por aquella época publicó un polémico libro titulado “El Fin de la Historia y el Último Hombre”, en este texto nos expone en grandes líneas el fin de las luchas ideológicas y la victoria de una única visión en todo orden de cosas, por tanto en esta nueva lógica mundial ya no primarán las ideas políticas, debido a que existirá solo una <<La Democracia Liberal>>, por tanto el ideal político se conjuga con la real- política. Los conflictos estarán dados en el reordenamiento económico, el pensamiento de Fukuyama, si bien es extremo en el sentido de colocar fin a la historia, no ésta lejos de la imposición real de una idea ideológica univoca, para eso solo basta observar el mundo actual para darse cuenta que en el pensamiento político solo existen matices a grandes rasgos, a excepción del fundamentalismo islámico, el cual si bien es tremendamente virulento, también responde a una lógica de la concepción a – geométrica que tienen los conflictos actuales y de las políticas intrasistemicas del Medio Oriente, en donde Occidente, principalmente Estados Unidos, ha jugado un importante papel desestabilizador a través de su apoyo a las poderosas monarquías de la península arábiga y por medo de ellas a los grupos más extremistas islamistas, sin desearlo claro está.
            En este nuevo orden mundial autocomplaciente de Europa Occidental y Estados Unidos  las críticas a los antiguos regímenes comunistas eran más que bienvenidas, como lo fueron y lo son las críticas a los fascismos después de la Segunda Guerra Mundial. Por lo tanto, escritores como Alexander Solyenitsin podían ser muy apreciados, siempre y cuando se comportaran dentro de los esquemas establecidos o sea, una descarnada exposición del sufrimiento de las personas bajo el régimen totalitario comunista y como son felices ahora desde la llegada de los grandes valores democráticos, punto final de la historia. Pero hombres como Alexander Solyenitsin que tienen un verdadero espíritu de <<libertad>> en sus venas, no estaban para presentar pleitesías cortesanas a nadie.

Stalin y Maximiliano  Gorki
Recordemos que su carácter se forjó a través de su vida, en una terrible y dolorosa fragua que se inició con su nacimiento en la Rusia post revolución, durante el primer totalitarismo del siglo XX, sintió la persecución y destrucción de los grandes valores culturales y religiosos ortodoxos de Rusia de manos de un hombre que Solyenitsin calificó como el “no-ruso” nos referimos a Vladímir Ilich Uliánov más conocido en la historia por su alias <<Lenin>>, hombre brutal y frío que  veía en cada fibra de <<la ortodoxia>> y la sociedad rusa una cuestión retrograda digna de ser exterminada, como no veía nada bueno en su tierra, siempre se giraba para  observaba con ojos lánguidos a estados como el imperio Germano y la Inglaterra victoriana, en donde se daría la gran <<Revolución Proletaria>>. Posteriormente debió enfrentar el gobierno del “Hombre de acero” y su política de “adoración a su persona” y toda la persecución que desencadenó en uno de los primeros estados del terror, nos referimos a  Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, más reconocido como <<Stalín>>, para después sufrir la invasión de su tierra por parte de las hordas salvajes germanas, y todo lo que implicó esta acción, masacres, devastaciones y exterminios. Para más tarde, cuando la victoria a parecía al final del largo túnel de sufrimiento, ser acusado y encerrado en un Campo de Concentración que el bautizó como <<GULAG>>,  por ser anti – revolucionario y traidor a Stalin, él que había sangrado en las trincheras, que vio morir a su pueblo, era acusado de traición, vaya injusticia y todo por escribir una carta con sus ideas.  Salió del Gulag ocho años más tarde, no para quedar en libertad, sino  para ser desterrado en un pueblo perdido de la Provincia de Zhambyl, entre el desierto y las ásperas montañas, el gobierno podía hacer de su libertad un segundo cautiverio, paralelamente a esto debió enfrentar un cáncer virulento, al cual venció, parecía que este indomable escritor podía derrotar a los más formidables adversarios con la fuerza de su fe inquebrantable en los valores de la “gran ortodoxia”.
Después de la muerte del “Amado Stalin”, vino su pequeño “veranito de San Juan”, fue rehabilitado y su primera obra publicada “Un Día en la Vida de Iván Denisovich”, elogiado por las nuevas autoridades comunistas que deseaban desentenderse del periodo “stalinista”, como si ellos mismos no hubieran participado de la locura salvaje del amado líder, pero esto duro poco, ya que nuevamente el ala conservadora del partido, aquellos que ven cualquier cambio como una traición, se impuso y en un acto de fuerza al vencedor de Stalingrado Nikita Kruschev, fue depuesto y en su lugar un viejo amante del orden stalinista se entronizó Leonid Brézhnev, lo que significó en lo inmediato para Alexander una nueva “Era” de persecución a su persona, los serviles del partido, tanto dentro de la Unión Soviética como fuera de está, lo difamación por ser un traidor a la “causa” del pueblo, lo que se traducía en realdad a traidor del partido. Sus libros se escribían y leían en la clandestinidad más absoluta, a través de los “samizdat”, que pasaban de mano en mano, los rusos y todo el mundo podrían apreciar el gran talento de un hombre que decidió decir <<NO>> al miedo, la opresión y la persecución. El merecido premio nobel llegó, y a diferencia de Boris Pasternak que lo rechazó por imposición del partido, Alexander si lo aceptó, pero no pudo ir a recibirlo por temor a que después del viaje no le dejaran regresar a su tierra. Pero la vieja jerarquía soviética ya lo había condenado, sería expulsado y su ciudadanía quitada. Su fortaleza de espíritu se puso a prueba nuevamente porque a un hombre que amaba su tierra y se le expulsa de ella, es como quitarle a un niño el amor de su madre, se le envió fuera de las fronteras de la URSS, sin ciudadanía, lo trasformaron en un parias de la tierra, pero la tierra lo acogió y se trasformó en ciudadano del mundo.

en el Gulag

Fue recibido en la República Federal de Alemania y desde ahí se marchó a Zúrich, gran ironía de la historia, antigua ciudad de Suiza que cobijó en su momento a los disidentes del gobierno zarista, entre ellos al propio Lenin. No permaneció por mucho tiempo en ella, ya que pronto viajó a Estados Unidos, y se radicó en la apacible y aislada localidad de Cavendish (Vermont),  pero a diferencia de otros escritores que de inmediato comulgaron con la causa neoliberal y norteamericana, como por ejemplo Tomas Mann, que se encumbró hasta ser “consultor en cultura germana para el presidente Roosevelt” y con ello sacó dadivas generosas, Alexander Solyenitsin se recluyó en su casa, más aun rechazó cada una de las ofertas para impartir clases en prestigiosas universidades, dar entrevistas o realizar alguna asesoría bien pagada e inservible, solo sustentada como medida propagandista, incluso y dentro de este esquema la dictadura de Augusto Pinochet lo invitó a través de la Universidad de Chile para dictar una cátedra y de pasada ser parte de la coreografía “antimarxista” creada por el régimen militar, invitación que declinó totalmente al decir que “él no apoyaba a gobiernos brutales y represores”, Solyenitsin tenía las ideas claras, él era un verdadero defensor de la dignidad humana, no tenía esa extraña confusión mental y dialéctica de muchos intelectuales que se confunden a la hora de reconocer una dictadura de otra. Permaneció como dijéramos casi enclaustrado en Cavendish escribiendo ensayos, proyectos de libros, pagando sus cuentas con los dineros de la venta de sus textos publicados, ni siquiera aprendió a hablar correctamente inglés, alguna vez dijo con relación a este período “debí ser mejor vecino y comprender más a la gente común que habita en Estados Unidos, que no es lo mismo que su gobierno”, para él solo era un momento de transito su estancia en el país de América del Norte, ya que pronto volvería a su soñada Rusia.
           

              Finalmente la URSS fue disuelta en 1991. Antes, en agosto de 1990, al escritor le fue devuelta la ciudadanía soviética. La caída del sistema le permitió ese regreso, ahora Rusia lo recibía como un héroe, un héroe que hablará mucho del pasado y poco del presente, solo para exaltar el nuevo orden o así creyeron ingenuamente las nuevas autoridades, que lo deseaban utilizar como parte del circo político que habían construido, todos los nuevos líderes rusos deseaban sacarse fotos con el “perseguido de la tierra”, el antiguo parias, no escatimaron en elogios y premios, deseaban transformarlo en un monumento viviente, y comprendamos este punto como literal. En mayo de 1994 Alexander Solyenitsin y su familia emprendieron el viaje de regreso a la patria  desde el Oriente Lejano, por el puerto de Vladivostok, y con numerosas paradas en ciudades a lo largo de los diez mil kilómetros que recorrieron hasta Moscú. Solyenitsin dialogó con gente de diferentes edades y profesiones, vivencias y realidades, compartió con ellos sus pensamientos, acercándose también a los problemas de la actualidad rusa, quería palpar el verdadero ethos de la legendaria Madre Rusia, aquella que su oriente había sido la expansión de la cultura y religión Católica Ortodoxa, quería saber cuánto de aquello quedaba aun después del ensayo fallido ateo, muchos, por no decir casi todos, deseaban que la historia de Alexander quedara hasta ese momento, de hecho ese fatídico artículo con el cual empecé este ensayo lo daba a entender claramente, el viejo y amado Alexander  debió morir en 1994 y no en 2008, pero para desgracia de muchos y alegría de pocos, el viejo perseguido de la tierra siguió viviendo veinte años más, mostrando una faceta que dejo perplejos e indignados a cientos, Solyenitsin no críticó al comunismo para decir que el liberalismo era lo correcto, sino que críticó el comunismo por ser perverso, eso no implicaba que él no considerara el liberalismo como otra perversión del siglo XX, por lo tanto, no se debe extrañar que el otrora perseguido volviera a sentir los brutales tiempos de la censura que se erigieron como muros de alambres, se podía palpar nuevamente el viento del Gulag, pero esta vez era de orden democrático.
Aun en Vermont escribió un ensayo que comienza a presagiar cual es el rol que él va a tener en el nuevo orden, y no será otro que el que siempre tuvo, ser la voz de aquellos que no se pueden expresar libremente, ser una conciencia de un mundo sin conciencia. Este ensayo Alexander Solyenitsin lo titula “¿Cómo reorganizar Rusia?” o Reconstruyendo Rusia, salió publicado en dos periódicos soviéticos simultáneamente, “Komsomolskaya Pravda”, diario de las juventudes comunistas y “Literatunaya Gazeta” órgano oficial de literatura y cultura del estado. Este escrito optimista y lleno de sueños era más bien un plan para volver a retornar los valores reales rusos, es un texto conmovedor, porque realiza una síntesis de los desastres sufridos por el país durante el experimento marxista, como por ejemplo cuando los líderes comunistas en su deseo imperialista destruyeron el medio ambiente y la vida social rusa, sobretodo del campesinado, que a juicio del escritor fue el que más sufrió con las reformas. Pero el ensayo no solo se enfoca en una revisión reciente de la historia rusa, sino que colocaba la voz de alerta sobre el gravé  peligro que se cernía sobre la tierra de Pasternak, si en un acto de locura y sin medir consecuencias se pasara a rasa tabla del “derroche comunista” al nihilismo liberal. Para Alexander la tragedia de Rusia debía ser una lección para no abrazar ideologías occidentales, como panaceas de salvación “El Telón de Acero ofreció a nuestro país una magnifica protección contra todos los rasgos positivos de Occidente: contra sus libertades civiles, su respeto al individuo, su libertad de acción personal, su alto nivel de bienestar, sus espontáneas actividades caritativas. Pero el Telón no llegó al fondo y permitió la filtración de estiércol líquido: la inmoderada y miserable <<cultura popular de masas>>, las modas totalmente vulgares y los subproductos de la publicidad desmedida, que han sido ansiosamente asimiladas por nuestra desvalida juventud. La juventud occidental ha enloquecido a causa del exceso, mientras la nuestra se afana en imitarla mecánicamente a pesar de su pobreza. Y la televisión de hoy en día distribuye amablemente estos raudales de porquería por toda la tierra” (p 40). Por lo que el camino para construir un modelo de progreso para su país se debe basar en lo que fue, es y lo que debe ser la “gran Madre Rusia”. Aunque el ensayo se enfoca en la profundidad del pasado y los peligros de los cambios, no es el centro mismo del trabajo, ya que la idea central en realidad es ser una guía segura de cómo se debía reconstruir la tierra de los antiguos Zares. Daba para esta reconstrucción la necesidad de que resurgieran los “nacionalismos locales” como una forma de adquirir una identidad real y la construcción de las naciones otrora subyugadas por el sueño imperialista comunista, por lo tanto él esperaba la disolución de la URSS y el nacimiento de un crisol de naciones. Deseo aclarar que Solyenitsin no era partidario de un nacionalismo enfermo y destructivo, para él estos eran sinónimo de fascismos, si no que predicaba el concepto de la reivindicación de la personalidad cultural de una nación y el respeto a ella como base para la construcción de un futuro, algo que persiguen por ejemplo pueblos como el mapuche en Chile.
            El texto fue leído al principio con complacencia por las autoridades y los nuevos apóstoles del orden neoliberal, pero pronto se dieron cuenta que el Premio Nobel no les estaba alabando por sus hazañas, entonces como generación espontánea  aparecieron los detractores, los que verán en sus palabras un discurso “xenófobo” y “nacionalista” que no está de acuerdo con las ideas de igualdad y tolerancia imperantes, lo acusaron de desear ideales muertos hace cien años y de querer el retorno de las políticas del despotismo depravado de los zares. Alexander a través de cartas públicas defiende sus ideas y expuso que si Rusia sigue la senda del liberalismo occidental entraría a un callejón sin salida, por supuesto no es escuchado, toda Rusia está afiebrada y deslumbrada con Occidente, una anécdota que grafica esto nos la relata el escritor e historiador Joseph Pearce, el cual paseando por una librera de Moscú preguntó por los libros de Solzhenitsin, el dependiente le dijo que no se editaban y que los podía encontrar en alguna librería de textos usados, pero le señaló la fascinación que existía por la novela basada en la película <<Death Wish>> protagonizada por Charles Bronson o la teleserie mexicana <<Simplemente María>>, por tanto el pueblo ruso no estaba dispuesto a escuchar predicas de nadie, sino que reivindicaba su sagrado derecho a la “pura entretención” como los occidentales.

Joseph Pearce
Asentado en Moscú inició una serie de proyectos como su programa de televisión en donde exponía temas de interés político y cultural en general, pero Alexander Solyenitsin no se podía conformar solo con eso, era un espíritu por esencia crítico, prueba de ello era su vida misma, y por esto no se pudo quedar callado con el show de la corrupción y la desmedida en que se sumergió el nuevo estado de Rusia, el cambio no iba por el camino adecuado a todas luces y Solzhenitsin decidió denunciarlo públicamente.
Rusia definitivamente había tomado la ruta del capitalismo neoliberal, con una permisividad absoluta, pronto las mafias y los nuevos empresarios salidos de las antiguas filas comunistas y de la KGB se hicieron con el poder económico y político. El desmembramiento de Rusia y su palpable debilidad frente a su incapacidad para poder reaccionar en contra de las acciones de Occidente y los Estados Unidos era más que evidente, solo se debía colocar como ejemplo el triste espectáculo que daban sus fuerzas  en la fallida  primera guerra en el Cáucaso en contra de los chechenos, en donde los otrora invencibles soldados rusos debieron hacer frente a un pueblo unido por un sueño, dispuesto a realizar los sacrificios más grandes, que rayaban en el fanatismo y la brutalidad máxima para conseguir su independencia. Solzhenitsin  decidió que debía exponer la tragedia de Rusia en una trilogía de ensayos que fueron mostrando en progreso la decadencia de las reformas neoliberales y los errores políticos del nuevo gobierno democrático, decir las cosas por su nombre y no con eufemismos como a los políticamente correctos guardianes del nuevo orden gustan que se expresen las personas.
El primero de estos escritos a parece en 1991 con un sugerente título “El problema ruso: al final del siglo XX”,  es un ensayo que continua con la crítica a las políticas del gobierno, pero esta vez colocándole nombre y apellido a esos problemas, por ejemplo desnuda las malas prácticas de Boris Yeltsin como gobernante y hace ver aquello que odiaba de Estados Unidos, el sentido del <<Nihilismo Puro>> de la sociedad individualista, que se estaba filtrando por todas partes y que se hacía presente en los cambios de Rusia. Por su puesto las críticas no se hicieron esperar y esta vez se le tildo de retrogrado empedernido, casi un vende patria, a pesar de ello se le perdono el escrito, después de todo era un premio nobel.


            Continuando con sus ensayos de denuncias público en 1992, solo unos meses más tarde que el anterior, “Rusia bajo los escombros” o “Rusia en el Abismo”, este sería un extenso texto que tiene como idea central la pérdida del poder político y económico de Rusia, frente a grupos de élite y mafias organizadas, con la entrada de capitales occidentales sin un filtro, expone crudamente como los dirigentes políticos de Rusia están más preocupados de mantener y extender sus nichos de poder, sin importarles los costos sociales, culturales y económicos. Hace hincapié en la necesidad de detener en Rusia la invasión de la anti – cultura de occidente, la cual impone valores sin sentido y mina las culturas locales, creando una homogenización con el único fin de crear un mercado dócil y consumidor. De más está decir que este nuevo ensayo molesto a muchos dentro de Rusia y fuera de ella también, nuevamente los descalificativos de nacionalista fanático aparecieron, pero en esta ocasión optó por el silencio inteligente, frente a la desmedida de sus críticos.
Los invisibles, es el tercero y último de estos ensayos de denuncia, pero a diferencia de los otros anteriores en los cuales se exponía la decadencia de los poderes fácticos, en este otorga la solución, al igual que León Tolstoi expone que la solución se encentra en la población común, el campesino y el obrero, los silenciosos, aquellos que han guardado el verdadero ethos de lo que es la Rusia autentica, notable ensayo por sus características históricas, sociológicas y emocionales que con talento Alexander Solzhenitsin supo exponer. Las críticas nuevamente arreciaron con firmeza, su programa fue cancelado por falta de rating, aun cuando tenía una muy buena audiencia, se retiró a la vida privada, a leer y seguir escribiendo en su modesto, pero cómodo departamento. Las entrevistas se fuero distanciando, él se fue distanciando, al igual que los grandes intelectuales Solzhenitsin, ya no deseaba conversaciones con hombres, sino con ángeles, de vez en cuando se le veía en algún programa o recibía algún escritor en su casa.

En 1998 Solzhenitsyn público el que sería a la postre su penúltimo ensayo titulado “El error de Occidente” , en este escrito realiza un recorrido por su vivencia en Estados Unidos, Alemania Federal y Suiza, para luego indagar en los patrones de Occidente criticando mordazmente su democracia liberal, que él considera de “Sloganes” y carente de profundidad, la califica como una mera “rutina”, como algo que se debe realizar, pero no se sabe claramente el porqué, este punto se podía asimilar con el cuento de Frank Kafka “La Gran Muralla China”, una democracia que solo beneficia a las minorías y mantiene cierto apoyo gracias a la maquina alienante de los que usufructúan de ella, para transformarla en un “Valor Humano”, de ahí la necesidad de condenar todas las demás alternativas al sistema. Con la democracia liberal viene de la mano su economía que se basa en el más profundo egoísmo, la comodidad y la complacencia, pero sin un sentido social y menos solidario, para terminar exponiendo el carácter nihilista de los nuevos valores, laicos, ateos e ingenuamente libres de la sociedad egoísta e individualista de occidente, finalizando con una afirmación que es una profecía, que no será otra que la destrucción de occidente como cultura, la idea más lapidaria se encuentra en la decadencia de la literatura “La literatura que no es aliento para la sociedad contemporánea, que no se atreve a transmitir los dolores y los temores de la sociedad, que no advierte a tiempo las amenazas contra la moral y los peligros sociales, no merece el nombre de literatura, sino que es sólo una fachada. Esa literatura pierde la confianza de su propio pueblo, y sus obras publicadas se utilizan como papel higiénico en lugar de ser leídas”. Las críticas fueron muy fuertes, aparte de nacionalista, ahora era un retrograda, misógino, machista y fanático. A pesar de ser un hombre tremendamente criticado, el gobierno de Putín,  quiso premiarlo por su trayectoria, pero durante la entrevista entre el Premier ruso y  Solzhenitsin, este último le enrostro todo lo que él consideraba errado de su política, para luego negarse a recibir el premio “No puedo aceptar el galardón de parte del poder estatal que ha llevado a Rusia a la desastrosa situación actual. Puede ser que, transcurrido bastante tiempo, este galardón lo acepten mis hijos”.

Solzhenitsin aún le quedaba su último combate, por muchos años acaricio la idea de escribir un gran libro de historia - ensayo sobre las relaciones entre los rusos y los judíos, por diez años investigó y escribió un largo texto que fue publicado en 2001 con el sugerente título de “Doscientos años juntos (1795 – 1995)”, debo confesar antes de hacer mención a las ideas centrales del texto, que para mí fue una verdadera odisea poder leer solo una parte pequeña del libro, no porque no quisiera leerlo o fuera muy complejo, sino por la casi imposibilidad de encontrarlo, no existe una versión en español, tampoco en inglés (a excepciones de traducciones piratas de dudosa veracidad y rigurosidad), solo hay versiones del libro en francés y alemán que además son muy limitadas, el gobierno ruso ha realizado una censura del libro para “defender la honra de un genio, que cayó en la demencia senil” o por lo menos esa parece ser la justificación infantil que se ha entregado a occidente, que dicho sea de paso, no le ha molestado para nada tal censura, parece que existe un miedo casi terrorífico a dar a conocer el texto, como si este dijera una verdad que no se puede saber, pero en honor de lo poco que he podido leer me ha parecido mesurado e intelectualmente superior.
Después de las explicaciones y apelando a la indulgencia del lector paso a explicar un poco este ensayo, en primer lugar es muy sincero, descarnado y realista, muestra los vaivenes de las relaciones entre rusos y judíos, exponiendo con detalle las crueldades que ambos grupos se infringieron en su larga historia, probablemente el punto máximo del ensayo es cuando entra a relatar los movimientos revolucionarios dirigidos por anarquistas y comunistas, no escatima constantemente mostrar que estos  no estaban integrados ni por judíos, ni rusos, en verdad, ya que eran hombres odiosos de las culturas rusa y judía, que habían abrazado ideas occidentales contrarias a los grandes valores de las culturas que representaban respectivamente, para implantar por la fuerza de la irracionalidad en Rusia una ideología “del odio”, cómo se puede ser judío se pregunta el escritor sin creer en Dios y los valores de la judería, como se puede ser ruso sin creer en Dios y la gran ortodoxia, ese es el punto central de su examen, finalmente el texto termina con una reflexión sobre la culpabilidad de ambos grupos y la necesidad del perdón como única forma de construir una verdad liberalizadora y una relación de hermandad, Solzhenitsin plantea que ya no se puede seguir con esas viejas y anquilosadas mistificaciones y mutuas acusaciones que solo crean un muro de separación, por esta razón la verdad es fundamental para el perdón y este para construir una convivencia genuina.

Cathy Young La auto impuesta
defensora de los derechos cíviles

Antes de ser publicado el texto varios editores sobre todo de Francia, Inglaterra y Estados Unidos le hicieron presente el problema de publicar su obra porque se podría considerar “antisemita”, lo que significaría una a remetida más fuerte que nunca en contra de su trabajo, Solzhenitsin nuevamente no tuvo miedo, porque iba a tener miedo, solo lo tienen aquellos que no aman la vida, el libro se publicó en Rusia, Francia y Alemania, la crítica no se hizo esperar por parte de “grupos de defensa de los derechos civiles” o por lo menos dicen hacerlo, socialistas de la “nueva era” y algunos grupos judíos extremistas que a la más leve critica enarbolan la bandera del “fascismo” y “antisemitismo”, la periodista del Boston Globe Cathy Young fue el vivo ejemplo de esta barbarie inquisidora, lo crítico furiosamente con un artículo titulado “Tradicionales perjuicios: El antisemitismo de Alexander Solzhenitsin”, lo curioso de la crítica de esta periodista es que el libro no estaba disponible en inglés y al menos que ella supiera ruso no veo la forma de cómo pudo leerlo en 2002 (aun no salía publicada las versiones en francés y alemán), aún más después de una leída simple del artículo se puede apreciar que la señora Cathy utiliza solo fuentes periodísticas para construir sus argumentos y en ningún caso las obras del escritor ruso, pero obviando esta acción, ya que los periodistas gustan de citarse entre ellos como fuente de absoluta confianza, y perdonando las ironías ridículas que realiza ahondemos en las partes que la señora periodista obvio en su destemplado y aparentemente ignorante comentario del libro y es que Solzhenitsin realiza una crítica dura y directa a las políticas inhumanas de los “polgromo”, alaba las ideas del ministro Pyotr Stolypin por terminar con las injustas medidas antijudías del gobierno de Nicolás II, muestra descarnadamente las lamentables acciones de los ejércitos blanco y la odiosa propaganda en contra de los judíos tildándolas de inhumanas, realiza un sentido homenaje a las víctimas del holocausto durante la Segunda Guerra Mundial y destaca la acción de la comunidad judía en la defensa de la madre Rusia. Además de exponer una descarnada crítica al fascismo germano y su torpe política anti judía. Por tanto, que ideas antisemitas vierte Solzhenitsin en su libro, decir por ejemplo que una parte de anarquistas y comunistas eran de origen judío, que eran jóvenes extraviados, cansados de las injusticias hacia su comunidad y que abrazaron estas ideologías nihilistas como única forma de sacudirse el yugo de la opresión, pero que con esto traicionaron su legado, creo que eso no podría considerarse un concepto antisemita, más bien una verdad histórica y una interesante hipótesis, que está muy de la mano con la opinión de muchos rabinos que condenaron las acciones de miembros de su comunidad por alejarse del camino de la “Tradición”, al parecer la señora Young, solo ve lo que desea ver, y es que ella es una mujer de ideas fanáticas e intolerantes, ya que al final de su pobre articulo remata este con el siguiente pero muy clarificador argumento “El anticomunismo de Soljenitsin, cada vez más claro, nunca fue una defensa de la libertad individual. Era una defensa de un tipo diferente de colectivismo: étnico, religioso y tradicionalista. Esto está lejos del único momento en que una mentalidad tan antisecular, antimodernista y antiindividual ha estado vinculada a prejuicios contra quienes no encajan en el colectivo”  aquí se puede apreciar todo su odio reprimido en contra de los que no se alinean a su visión de lo “POLITICAMENTE CORRECTO”, por eso el ruso Sholem Aleijem, debe cuidarse de la señora Young, ya que su libro “Las hijas de Tevye” (El Violinista en el Tejado, versión cinematográfica) expone un tema que no se debe mencionar a juicio de la periodista y puede ser acusarlo de expandir el antisemitismo por presentar a un judío – bolchevique - comunista en su narración, como lo era  “Perchick”.
Amos Oz

Solzhenitsin salió de su exilio autoimpuesto y dio una rondad de prensa en donde explicó sus dichos, cosa ridícula porque se debe leer el libro para darse cuenta que no tiene nada de antisemita, pero hay personas que por su condición intelectual requieren mayores explicaciones, expuso con honestidad que su libro no habla de odio sino de “verdad” y “reconciliación”, porqué sin una no puede existir la otra, finamente de la inteligencia israelita salió la defensa a su texto encabezada por el eterno candidato al premio Nobel Amos Oz, no podía ser menos, un intelectual y novelista que palpo en carne propia la incongruencia de los fanáticos de siempre, aquellos que solo entienden, lo que desean comprender y todo lo demás lo vuelven un tribunal inquisidor, defendió a Solzhenitsin,  porque consideró que su libro era un acierto y una verdad ineludible de la que se debe hacer cargo rusos y judíos, defendió a Solzhenitsin porque por muy dura que sea la verdad, es la única fuerza liberalizadora de los hombres y lo defendió porque un espíritu libre, reconoce a otro espíritu libre en su camino, lo tildaron de traidor, pero Oz no le importó, no era la primera vez que lo hacían y no sería la última “Autores, intelectuales, artistas: Emile Zola, Thomas Mann, Pasternak, Solzhenitsyn. ¿Por qué irnos tan lejos? (…)Puedo seguir así toda la noche, pero quiero decirles que este club es tan honorable que si lo comparáramos con el de los políticos, líderes e intelectuales que jamás fueron acusados de traición por sus contemporáneos, creo que el club de los ‘traidores’ es más respetado históricamente. Cuando alguien me llama traidor me agacho para levantar esta etiqueta y colocármela como insignia. Por lo menos tengo compañía excepcional (…) No puedo afirmar eso hoy pero sí les puedo decir otra cosa: quienes hoy les tiran piedras son efectivamente herederos de aquellos que les tiraban piedras a los profetas de Israel. Muchas gracias.” A pesar de ello el libro no se publicó en español por considerar que había muchos problemas, mientras que las ediciones en alemán, y francés fueron muy limitadas, en la web ha sido muy restringida su publicación y aparecen extractos muy poco confiables, en páginas aún menos confiables, que tienen olor a fascistas encubiertos. Los fanáticos que como muy bien dice Amos Oz no desean ver, ni oír la verdad, no lograron frustrar a  Solzhenitsin, no lo habían podido doblar fuerzas inconmensurablemente más fuertes, no había ido al infierno del Quinto Circulo del Gulag y regresado para sentirse intimidado por unos pocos arrogantes que se auto denominan defensores de los sagrados derechos de las personas, aun cuando ellos mismos las violan impunemente o apoyan acciones de dudosa ética política.
Un último comentario sobre este punto, es que si el gobierno ruso no libera los derechos para su publicación masiva, y para que además se realicen traducciones a diferentes idiomas, el libro puede ser tergiversado y manipulado por grupúsculos de fascistoides que ridículamente pueden usarlo como propaganda pervertida de sus ideas, como sucedió con el ensayo de Arthur Koestler “La decimotercera tribu” obra que el autor escribió con la clara intención de criticar las ideas antisemitas esparcidas por el nacionalsocialismo, recordemos  que  Koestler es judío (su madre era judía), vivió un tiempo en un  kibutz y abrazó el sionismo y las ideas de Zeev Jabotinsky. Fue un comunista convencido, hasta que vio lo que Stalin realizaba, esto lo hizo cambiar a un socialismo menos militante, todo lo que he dicho de Arthur solo tiene la clara intención de hacer notar que el autor de la Decimotercera Tribu ni en sus sueños más decadentes sería posible que fuera partidario de los fascismo, pero estos grupos se han apropiado de su obra utilizándola como parte de su propaganda perversa antisemita, por esta razón es prudente y muy acertado que la obra de Solzhenitsin deje de ser estúpidamente censurada o será pasto de estos grupos contrarios al judaísmo.

            El tiempo se había terminado para el gran perseguido de la tierra, pocas vidas han sido tan ricas en avatares, tan prolífica en poesía y tan profunda en reflexión, por ello el 3 de agosto de 2008 antes de expirar a consecuencia de una insuficiencia cardíaca en su residencia de Moscú, pudo decir las palabras sagradas de Jesucristo en la cruz “padre todo está hecho”. Cuando el público se enteró de su muerte a través del comunicado dado por la familia sintió un gran pesar, rápidamente las autoridades a las que el tanto crítico se hicieron presentes con un funeral de estado, para apropiarse de la memoria de un hombre digno e intelectual, se le velo en la sede de la Academia de las Ciencias de Rusia, se le llevo en la cureña militar cual trofeo de exhibición, pero también estuvieron los otros, aquellos que leyeron sus obras, reflexionaron con sus palabras y amaron la verdad de su verbo y como muy bien dice Yevgraf  (Alec Guinness) durante el funeral de su hermano Yuri en la película “El Doctor Zhivago “el pueblo ruso ama  la poesía y por ello  sabe cómo se debe amar a sus poetas” por esto acudieron en masa los moscovitas, para rendirle un último homenaje. Al hombre que pidió ser enterrado junto a la tumba del historiador ruso Vasili Kliuchevski  en el cementerio del monasterio Donskói de Moscú, como un verdadero ruso, en la ortodoxia misma. Se le recordará como el gran crítico del Comunismo por la propaganda liberal, pero ese apelativo no es del todo real, porque como hemos visto Alexander Solyenitsin en realidad también fue un crítico del modelo neoliberal, fue un hombre que elevo su voz ahí en el desierto para todos aquel que lo desearon escuchar, para todos los que fueron perseguidos, difamados, odiados y sometidos, porque mientras exista un solo campo de Concentración, un lugar de tortura, un lugar donde no se le permita expresarse a un hombre, aun estará vigente la obra de este ruso, que fue el ejemplo de una Fe superior, porque como muy bien nos dice Pearce es “un alma en el exilo”.

Funeral del perseguido de la tierra